Monasterio Cisterciense de Santa María. Sobrado de los Monjes (La Coruña)

VER PRODUCTOS DEL MONASTERIO

El monasterio fue fundado en el año 952 por Hermenegildo Alóitez, conde de Présaras, y su esposa la condesa Paterna Gundesíndez, quienes en 958 traspasaron el condado al monasterio y en ese mismo año, el conde se retiró y falleció ahí antes de diciembre de 966. El monasterio aparece citado en documentos de finales del siglo X, con el nombre de San Salvador. La historia de los 150 primeros años de vida del monasterio no está suficientemente estudiada. Se sabe que a principios del siglo XII el monasterio se encuentra abandonado. El monasterio fue heredado por los descendientes de los fundadores, miembros de la Casa de Traba, y casi dos siglos después, en enero de 1142, dos de los personajes más destacados de este linaje, Fernando y su hermano Bermudo Pérez de Traba, entregaron el monasterio a los monjes cistercienses. Cuando san Bernardo de Claraval envía desde la Abadía de Claraval, Francia, donde es abad, una comunidad de monjes. Así, el 14 de febrero de 1142, comienza en Santa María de Sobrado la vida monástica cisterciense.

Durante los siglos XII y XIII el monasterio desarrolla una gran actividad espiritual y económica. Después, como la mayoría de los monasterios de España y Europa, conoce una etapa de decadencia que se detiene en el año 1498 al incorporarse a la congregación de San Bernardo de Castilla de la orden del Cister. El monasterio recupera gran parte de su grandeza. La mayoría de los edificios que actualmente se conservan comienzan a construirse a partir de esta nueva época. La monumental iglesia se termina a finales del siglo XVII; en el año 1708 se consagró solemnemente.

Santa María de Sobrado sufre una nueva etapa de decadencia que culmina en 1834, cuando el 21 de septiembre de 1834 se suprime la vida monacal por orden real. Al año siguiente la mayor parte de los monasterios de España son también suprimidos por una orden general y definitiva de desamortización. El monasterio de Santa María de Sobrado, sus edificios y posesiones son vendidos a personas no relacionadas con la institución religiosa o eclesiástica. Se inicia un deterioro progresivo de los edificios que acaban convirtiéndose en un enorme montón de ruinas y piedras.

En el año 1954, por encargo del cardenal Fernando Quiroga Palacios, arzobispo de Santiago, el Monasterio Cisterciense de Viacelo, de Cóbreces, Cantabria, se hace cargo de su reconstrucción. En el mes de julio de 1966 envía una comunidad de monjes de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia (OCSO) que, el 25 de julio de 1966, comenzó nuevamente la vida monástica en el Monasterio de Santa María de Sobrado. El 29 de octubre de 2016 se celebra la Jornada Conmemorativa de los 50 años de la refundación del Monasterio de Sobrado.

Cruz fundacional del Monasterio de Sobrado

Cruz fundacional Cuando una comunidad funda un nuevo monasterio entrega al grupo fundador los símbolos más importantes: la Sagrada Escritura, la Regla de San Benito y una Cruz. Así, la Cruz fundacional del Monasterio de Santa María de Sobrado tiene:

A la izquierda. La designación de la casa fundadora, del Monasterio de Viaceli, y su escudo.

A la derecha. La designación del nuevo monasterio, de Sobrado, y su escudo.

En la parte superior. PAX, lema benedictino; 2 y 25.VII.1966: 2 de julio, fecha de la entrega de la Cruz al grupo fundador en su monasterio de origen, y 25 de julio, fecha en la que empieza la nueva comunidad en Sobrado.

En la parte inferior. HODIE GENUI TE: Hoy te he engendrado (Sal 2) y el escudo de la Orden Cisterciense.

En el centro. La cruz de San Benito

La UNESCO, en su reunión de Bonn, en julio de 2015, incluyó los Caminos de Santiago del Norte Peninsular en la lista del Patrimonio Mundial. Con esta decisión, se integran las cuatro rutas de la zona norte española: el Camino Primitivo, que se inicia en Oviedo; el Camino Costero, que entra en Galicia por Ribadeo y pasa por Mondoñedo y la Terra Chá lucense; el Camino vasco-riojano, que comienza en Irún; y el Camino de Liébana, ramal que une al Camino con el Monasterio de Santo Toribio, en Cantabria. Paralelamente a la declaración de los caminos, que son bienes intangibles, la UNESCO a menudo declara algún patrimonio tangible muy significativo. Este ha sido el caso del Monasterio de Sobrado dos Monxes, junto a la catedral de Lugo y la catedral de Mondoñedo.

VER PRODUCTOS DEL MONASTERIO