Monasterio de Clarisas Franciscanas de Nuestra Señora de la Consolación. Calabazanos (Palencia)

VER PRODUCTOS DEL MONASTERIO

Al enviudar en 1440 Leonor de Castilla y Alburquenque, nieta del rey Enrique II de Castilla, esposa de Pedro Manrique II de Lara, creó un cenobio de monjas clarisas en Amusco. Años después, aprovechando la marcha de los benedictinos del monasterio de Calabazanos, dio cumplimiento al testamento de su marido y dispuso el traslado de la comunidad de Amusco a Calabazanos. El 22 de junio de 1458 se considera la fecha de la fundación del monasterio.

En 1468, dos años antes de morir, Leonor de Castilla ingresó en el nuevo monasterio junto con sus hijas Aldonza y María. La primera se convirtió en abadesa (antes lo había sido del monasterio de Amusco), aunque ejerció la dignidad por poco tiempo ya que falleció ese mismo año, y la segunda en vicaria. En 1498 el monasterio recibió del Papa Alejandro VI el privilegio de exponer permanentemente el Santísimo Sacramento.

Álvaro de Luna, condestable de Castilla, y su esposa Junan Pimental y el poeta Jorge Manrique estuvieron ligados al lugar. Entre las religiosas insignes de la comunidad destacaron María de Portocarrero, sobrina del Gran Capitán Gonzalo Fernandez de Córdoba, y María Láriz, sobrina de fray Juan de Zumñarraga, primer obispo de Mexico.

Entre 1868 y 1874, durante el Sexenio revolucionario, el monasterio de la Consolación de Calabazanos acogió a la comunidad del Monastario de Santa Clara de Palencia. Y en 1940 se integró en él a la comunidad de clarisas de Santa Clara de Alcocer, por haber sido destruido su convento durante la Guerra Civil.

Las clarisas de Calabazanos han mantenido la vida comunitaria ininterrumpidamente desde su fundación hasta nuestros días.

VER PRODUCTOS DEL MONASTERIO