Convento de Monjas Mínimas de Jesús María del Socorro. Archidona (Málaga)

VER PRODUCTOS DEL CONVENTO

Al conocer san Francisco de Paula por inspiración divina la situación de la ciudad de Málaga con el ardor de su caridad que le impulsaba a trabajar por la paz, envía frailes a España para entrevistarse con los Reyes Católicos y anunciarles la eminente caída de la ciudad, lo que se produce tres días después, el 18 de agosto de 1487. Los Reyes en agradecimiento le conceden el privilegio de fundar conventos en toda España y firman la cesión a perpetuidad del “Real Sitio” de aquella antigua huerta del Acíbar con todos sus terrenos colindantes para que funden allí el primero y principal Convento de la Orden, el cual deberá ser llamado de Nuestra Señora de la Victoria.

Era tanto el agradecimiento de los malagueños y la fama de santidad de Francisco que los Condes de Ureña, don Juan Tellez-Girón y su esposa, doña María de la Cueva y Toledo, quieren tener conventos en todos sus Estados y deciden llevar a cabo la Fundación de un Convento de Monjas Mínimas en su villa de Archidona. Para ello hicieron donación de su residencia y de la Ermita contigua. Así, el 18 de enero 1551 los Condes de Ureña fundaron el convento de Archidona con dos monjas del monasterio de Andujar, Sor María de Jesús Quesada y Sor Antonia de San José Montenegros, siendo Provincial de la Orden, Fray Alonso de Baeza.

VER PRODUCTOS DEL CONVENTO