Monasterio de Clarisas de la Encarnación. Valdemoro (Madrid)

VER PRODUCTOS DEL MONASTERIO

En el año 1609, don Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, duque de Lerma y señor de la villa de Valdemoro, recabó las licencias necesarias para erigir un convento en la villa de Valdemoro y dar cobijo en él a cuatro hermanas del Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. Con la aportación de los vecinos de la villa y del señor Duque, el día 19 de mayo de 1616 se inauguró el convento. El acto fue presidido por el rey don Felipe III y doña Margarita de Austria, su esposa, acompañado por el duque don Francisco. La Misa Pontifical a presidió el cardenal de Toledo, don Baltasar Moscoso y Sandoval.

La primera abadesa del monasterio fue sor Ana de Víctor, sobrina del duque de Lerma.

Como datos curiosos, se necesitaron en la construcción del monasterio 15.000 carros de piedra de mampostería, 400.000 ladrillos, 64.000 tejas y 18.000 fanegas de cal.

Desde entonces, a pesar de todos los avatares históricos con sus épocas de bonanza y de despojos, el Monasterio de la Encarnación ha sido y continúa siendo un cenobio de monjas clarisas franciscanas.

En el año 2000, el Obispo de Getafe, Monseñor Francisco José Pérez Fernández-Golfín, por su gran aprecio a la vida contemplativa, evitó que el monasterio se cerrase por falta de monjas al lograr que vinieran a vivir en él hermanas clarisas de otros monasterios. Con ello dio comienzo a una nueva etapa de florecimiento.

VER PRODUCTOS DEL MONASTERIO