Monasterio del Santo Nombre de Jesús. Barbastro

Capuchinas de Barbastro AEl obispo Diego Francés Urrutigoiti invitó a las capuchinas de Huesca a fundar un convento en Barbastro, para lo cual Juan Hilario Noguero, racionero de la catedral, cedió una casa con huerto. Fundaron su primer convento en Barbastro en enero de 1670.

En octubre de 1727, el obispo Carlos Alamán dio licencia para construir un nuevo convento. Al año siguiente se inició la construcción del mismo en el lugar que hoy ocupan. Las Crónicas del Convento de las madres Capuchinas indica que: «El lugar, el más alto de la ciudad, lo tuvieron que allanar por sus elevadas peñas y montes». Las obras se terminaron en 1737. La comunidad tomó posesión oficial del nuevo convento el 18 de mayo, aunque las monjas vivían allí desde el año anterior.

El 28 de marzo de 1938, cuando las tropas del general Franco llegaron a Barbastro, el convento quedó convertido en prisión de hombres. Situación que duró hasta 1945, en que hubo una amnistía parcial para los presos políticos. Desde 1946 hasta 1953 el edificio del convento albergó al Seminario Conciliar de Santo Tomás de Aquino. Año en que las monjas clarisas capuchinas volvieron a ocupar su convento.