Comendadoras Santiago

La Orden de las Comendadoras de Santiago fue fundada en 1175 en Palencia y fue en 1502 cuando los Reyes Católicos envían a las hermanas comendadoras a Toledo, concretamente al Convento de Santa Fé, actual Convento de Santiago Apóstol.

Escudo ALas Monjas de la Orden Comendadoras de Santiago son parte integrante de la Orden Militar de los Caballeros de Santiago. Instituidas para servicio de Dios y para que le den gloria con su oración; y que con los sacrificios y penitencias alcancen del Señor el triunfo de la Santa Iglesia sobre todos sus enemigos.

En señal de ello, los fundadores, bajo la protección del Apóstol Santiago, cosieron la Santa Cruz en sus pechos, como señal y escudo de su fe, prometiendo defender a la Iglesia de Dios y ejercitar la caridad con los peregrinos y los pobres.

En la soledad del Convento con una vida de silencio, oración y sacrificio cooperan con Jesucristo en la extensión de su Reino y la salvación de las almas. Viven su consagración a Dios mediante:

La alabanza divina. Con el canto de la Liturgia de las Horas y la oración personal dan gloria a Dios en nombre de la Iglesia e interceden por toda la humanidad.

El culto a la Eucaristía. La presencia real de Jesucristo Sacramentado es el objeto principal de su vida y la fuente de su alegría y entrega.

La devoción a la Santísima Virgen. Ven en ella el camino más recto para llegar a Jesús. La Orden la honra con singular veneración en el misterio de su Inmaculada Concepción.

Observan la regla de S. Agustín.

Monasterios 

[ms_row]
[ms_column style=”1/4″]

[ms_featurebox style=”1″ title_font_size=”18px” title_color=”#000000″ icon_circle=”no” icon_size=”46px” title=”Convento de Santiago Apóstol. Toledo” icon=”” alignment=”left” icon_animation_type=”” icon_color=”#000000″ icon_background_color=”” icon_border_color=”” icon_border_width=”” flip_icon=”none” spinning_icon=”no” icon_image=”” icon_image_width=”” icon_image_height=”” link_url=”” link_target=”_blank” link_text= link_color=”” content_color=”#666666″ content_box_background_color=”” class=”” id=””][/ms_featurebox]
[/ms_column]
[ms_column style=”1/4″]
[ms_featurebox style=”1″ title_font_size=”18px” title_color=”#000000″ icon_circle=”no” icon_size=”46px” title=”” icon=”” alignment=”left” icon_animation_type=”” icon_color=”#000000″ icon_background_color=”” icon_border_color=”” icon_border_width=”” flip_icon=”none” spinning_icon=”no” icon_image=”” icon_image_width=”” icon_image_height=”” link_url=”” link_target=”_blank” link_text= link_color=”” content_color=”#666666″ content_box_background_color=”” class=”” id=””][/ms_featurebox]
[/ms_column]
[ms_column style=”1/4″]
[ms_featurebox style=”1″ title_font_size=”18px” title_color=”#000000″ icon_circle=”no” icon_size=”46px” title=”” icon=”” alignment=”left” icon_animation_type=”” icon_color=”#000000″ icon_background_color=”” icon_border_color=”” icon_border_width=”” flip_icon=”none” spinning_icon=”no” icon_image=”” icon_image_width=”” icon_image_height=”” link_url=”” link_target=”_blank” link_text= link_color=”” content_color=”#666666″ content_box_background_color=”” class=”” id=””][/ms_featurebox]
[/ms_column]
[ms_column style=”1/4″]
[ms_featurebox style=”1″ title_font_size=”18px” title_color=”#000000″ icon_circle=”no” icon_size=”46px” title=”” icon=”” alignment=”left” icon_animation_type=”” icon_color=”#000000″ icon_background_color=”” icon_border_color=”” icon_border_width=”” flip_icon=”none” spinning_icon=”no” icon_image=”” icon_image_width=”” icon_image_height=”” link_url=”” link_target=”_blank” link_text= link_color=”” content_color=”#666666″ content_box_background_color=”” class=”” id=””][/ms_featurebox]
[/ms_column]
[/ms_row]