Monasterio de carmelitas de la Asunción de Huesca

En el siglo XVII se produjo una disensión en el convento de la Asunción y de san Vicente, del carmelo calzado de Huesca. De él partió la madre Beatriz Pastor y once religiosas más para seguir la regla de las carmelitas descalzas y al servicio del señor Obispo. Era el 20 de agosto de 1656.

convento_asuncion ACon el reparto de bienes que se hizo y algunos legados más que les fueron otorgando les permitieron continuar su vida conventual.

Las leyes desamortizadoras de Mendizábal enajenaron todos los bienes del antiguo monasterio e, incluso, el propio inmueble. Tal es así que en mayo de 1842 las carmelitas del convento de la Asunción se vieron obligadas a desalojarlo y trasladarse al convento de San Miguel y posteriormente al convento de Santa Teresa. Manteniéndose en estos traslados como comunidad independiente de quienes les acogieron.

El 23 de mayo de 1844 el Estado vende el convento de la Asunción, que es adquirido por don Nicasio Manuel de Villanova, con el objeto he transformarlo en hospital.

Gracias al concordato que estableció la Santa Sede con el Gobierno español pudieron las monjas recuperar el monasterio, previo pago de lo que supuso su compra para hospital y otros gastos complementarios.

Por fin, el 20 de noviembre de 1853 las carmelitas descalzas pudieron recuperar en convento original y restablecer en él la comunidad, ya sin discontinuidades desde entonces.